Translate

domingo, 21 de diciembre de 2008

Navidad es un sueño hecho realidad. Pastor Francisco Aular

En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le había dicho que no iba a morir sin ver antes al Mesías que Dios les había prometido. Lucas 2:25-26 (La Biblia traducción actual)

Cada Navidad nos recuerda la gracia de Dios mostrada a nosotros en el Regalo que nos hizo de Su salvación en JESÚS. En la primera Navidad sólo unas cuantas personas comprendieron quien era JESÚS. Muchos escucharon las buenas noticias que contaron los pastores y se asombraron, pero no consideraron al Niño del pesebre como el Hijo de Dios.

En aquellos tiempos el pueblo judío recordaba los hechos poderosos que Dios había hecho con ellos en el pasado. Su religión había sido dada por Dios mismo en el Monte Sinaí a uno de sus grandes héroes, Moisés. Sus sacerdotes y otros religiosos eran estrictos en el cumplimiento de una religión institucional, pero que no tenía vida. Se limitaban al cumplimiento de sus ritos, celebraban las siete grandes festividades solemnes que Dios les había ordenado, pero de allí no pasaban. La religión se quedaba en el templo y en las discusiones en las sinagogas, pero nada más. Otros de aquellos contemporáneos de JESÚS, no eran para nada religiosos. Veneraban las cenizas de sus antepasados, de sus héroes nacionales, se les había enseñado por las Sagradas Escrituras desde niños que ellos eran el pueblo escogido de Dios, ellos aspiraban que Dios levantara un libertador, un mesías y por lo tanto, ellos estaban destinados a convertirse en los dueños del mundo guiados por aquel paladín celestial, una especie del rey David, o de Salomón de sus glorias pasadas.

Sin embargo, en aquellos tiempos como hoy también, había unos pocos que le creían a Dios y en Sus profecías, en ese tiempo se les conocía como los "silenciosos de la tierra". En efecto, ellos no ponían su confianza ni en el poder temporal que el mundo ofrece, y rechazaban la violencia de los ejércitos con sus banderas de guerra y conflicto entre las naciones. Les bastaba con vivir una vida piadosa de oración y en la esperanza de lo que recomendaban las Sagradas Escrituras sobre un reino espiritual. Vendría un fabuloso futuro, que comenzaría con el Nacimiento en circunstancias milagrosas de un genuino Mesías: Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David
y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del Señor Todopoderoso.[i]

JESÚS fue llevado al templo por sus padres para cumplir con el rito de la circuncisión. Simeón, había esperado durante toda su vida el cumplimiento de la promesa de Dios en cuanto a un Mesías. Aquel hombre había vivido una vida de tal consagración que el mismo Espíritu Santo, le había revelado que no moriría hasta no tener en sus brazos a aquel Niño prometido. Cuando vio a José y María con el Niño en sus brazos, Simeón no dudó: ¡JESÚS era el cumplimiento, era un sueño hecho realidad!

Hoy, multitudes no están al tanto de la verdadera razón de la Navidad porque andan espiritualmente ciegas. Están muertos espiritualmente. Pero JESÚS, vino precisamente para darnos Vida: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.[ii] Haz que el sueño de la Navidad se haga realidad en ti.

Oración:

Amantísimo Padre Celestial:

Te alabo porque has escondido todas estas riquezas de los grandes y poderosos según los conceptos del mundo, y la has puesto delante de los que tienen un corazón para Ti. Que yo pueda descansar como aquel siervo tuyo, después de ver al SEÑOR con el vestuario de un Bebé: "Ahora, Señor, despide a tu siervo en paz, conforme a tu Palabra, porque han visto mis ojos Tu salvación"[iii] En el nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

No dejes que la prisa de este mundo, te quiten la prisa por celebrar a JESÚS, el verdadero motivo de la Navidad.


[i] Isaías 9: 6-7 (NVI)

[ii] Juan 10:10b (RV60)

[iii] Lucas 2:29-30 (RV60)

domingo, 14 de diciembre de 2008

¿Feliz navidad o Felices Fistas? Pastor Francisco Aular

¿Feliz Navidad o Felices Fiestas?

Ustedes, aunque nunca han visto a Jesucristo, lo aman y creen en él, y tienen una alegría tan grande y hermosa que no puede describirse con palabras. 1 Pedro 1.8 (La Biblia traducción actual)

No sé en qué estaría pensando yo, cuando escribí en las postales navideñas de aquel año: "Felices Fiestas" en vez de "Feliz Navidad". Vi a los fieles de nuestra iglesia irse contentos al recibir cada uno la salutación. Pero un anciano de mucha sabiduría y diácono de nuestra iglesia esperó a que todos se fueran, y me dijo muy respetuosamente: "Pastor, dígame: ¿Felices Fiestas o Feliz Navidad?"… No dijo más y se marchó. Me fui a la casa, y me di cuenta de mi error. ¡El hermano tenía razón! ¡Como cristiano que soy lo que debo celebrar es a JESÚS, y esta no debe ser una fiesta cualquiera!

¿Feliz Navidad o Felices Fiestas? En verdad celebramos la Natividad del SEÑOR; Su Nacimiento, o haciendo una contracción idiomática: Navidad. Los cristianos entonces en estos días deberíamos tener "una alegría tan grande y hermosa que no puede describirse con palabras". Los políticos en esta nación en que vivo y los comercios hace años adoptaron el "Felices Fiestas", según ellos, para no ofender a los judíos, a los mahometanos, a los ateos, y en fin a todos aquellos que no celebran el Nacimiento de JESÚS. El asunto es protocolar y persigue estar en buenas relaciones con todo el mundo.

Sin embargo, creo que una de las bendiciones de la libertad de cultos, es no censurar a nadie por sus creencias religiosas o ateas, entonces, ¿por qué la autocensura que nos hacemos los cristianos? Por ejemplo, me acerco a mi vecino mahometano y le doy mi salutación navideña que dice "Feliz Navidad". Mi vecino sabe que yo lo respeto, pero que el cristianismo aunque sea algo nominal, ha sido la religión mayoritaria de esta nación y del mundo occidental. Es posible que mi vecino, al darle espalda, él tire mi tarjeta al basurero, pero no olvidará mi gesto de acordarme de él y su familia.

Además de ésto, no tengo ninguna razón para no decirle al mundo entero que amo a JESÚS, que Él es mi Señor y Salvador. Ciertamente JESÚS no dio una orden para que celebráramos Su Nacimiento, pero tampoco nos dijo que no lo hiciéramos. Pues bien, tenemos ejemplos en los relatos de los Evangelios del gozo que sintieron y proclamaron todos aquellos personajes y hechos de la historia de la primera Navidad. Vemos el gozo de María, la Madre de JESÚS, al saber que estaba embarazada: "Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador"[i]. Hubo gozo en el cielo y un ángel se les aparece a los pastores y les anuncia las buenas nuevas el Nacimiento de JESÚS: "…he aquí os doy nuevas de gran gozo que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor"[ii]. Hubo cánticos navideños entonados por las huestes celestiales: "¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!"[iii]. Hubo fenómenos milagrosos movidos por la omnipotencia divina, como la estrella que guió a los sabios que vinieron del oriente: "Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo."[iv] Esos sabios fueron guiados durante meses para ir a Belén, llegaron y se postraron, llenos de gozo, delante de JESÚS para ofrecerles sus regalos navideños: "Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra"[v]. Los pastores que llegaron primero, vieron a JESÚS acostados en el pesebre, y no resistieron las ganas de salir a comunicar esta noticia a los demás: "Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho."[vi] ¡Qué noche maravillosa fue la noche en que nació JESÚS, eso hay que celebrarlo!

Si a usted no lo anima la alegría de millones de personas en estos días; si no disfruta de la música navideña que suena a todas horas en muchos lugares; si no lo entusiasma el regalar por regalar –si puede hacerlo en medio de esta crisis- sin esperar nada; si no le eleva el espíritu los ensayos de los programas de las iglesias y de sus coros para lucir bien afinados para la gloria de JESÚS; si no siente que su corazón en estos días se inclina hacia la familia y sus valores; si sus pies son incapaces de llevarlo hacia el bien, entonces, mi amado: ¡Usted está muerto¡ Pero siento en mi alma abrazarlo y con el amor de JESÚS, quien es la Vida Eterna, sacudirlo con este grito que viene desde mi espíritu, atraviesa mi alma, y llega hasta mi garganta y dice: ¡Feliz Navidad!

Oración:

Amado Padre Celestial:

Hoy te alaba mi corazón postrado delante de Ti, porque en Tu sabiduría perfecta nos enviaste a JESÚS en aquella Navidad tan maravillosa. Tu diste a Tu Hijo por nosotros y por eso ahora eres mi Padre también. Ayúdame a proclamar al mundo entero la verdad de la Encarnación de Tu Hijo por nosotros. Y por eso, somos libres. En el nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

¡Feliz Navidad! es un mensaje lleno de vida y esperanza cuando conoces a JESÚS.

martes, 2 de diciembre de 2008

Los Hombres que necesitamos. Pastor Francisco Aular

Los hombres que necesitamos

Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. _Ezequiel 22:30

Le ha placido a Dios, limitar su gran poder e invitar al ser humano a ser parte de Su plan redentor para la humanidad. En efecto, la historia del ser humano sobre la tierra nos revela la búsqueda del hombre por mejores ideologías, mejores políticas, mejores sistemas y mejores organizaciones. Las guerras que el hombre ha inventado para su autodestrucción sólo han sembrado la muerte y la desolación, pero no la solución. Es posible que el ego poderoso del que invitó a la guerra, en vez de salir victorioso, salga derrotado con el retorno sin gloria de sus ejércitos.

Hoy contemplo un escenario que yo nunca imaginé dejar a mis nietos a mi salida de esta vida. Pero allí están, los pueblos armándose y después justificando sus grandes gastos armamentistas con el antiquísimo método de sembrar odios y la guerra entre los pueblos. En la historia, y en el consciente común de esos pueblos antiguos, ya nadie se acuerda de quién disparó la primera flecha. Pero lo que sí saben es que nacieron y el enemigo ya estaba allí. Es un odio que heredaron de sus padres, es promovido por los gobernantes de turno en el intento vano de convertirse en héroes de la patria, como si en sus panteones no estuvieran las cenizas sagradas de quienes, en verdad, hicieron la historia. Pero la historia es la historia, y en las generaciones futuras los poderosos de hoy serán colocados en el pedestal del olvido porque ya nadie querrá acordarse de la forma ridícula en que se llevó a la guerra y a la muerte segura a los esposos y a los hijos, es decir, a los hombres de una generación.

¿Por qué Dios busca a un hombre? Porque un solo individuo puede lograr sacar lo mejor de los otros seres humanos, o lo peor de ellos. Sólo los hombres logran -nunca las riquezas del subsuelo- edificar familias, sociedades y naciones con valores espirituales firmes por la libertad, la verdad, el respeto y el honor del trabajo. Hombres valientes que trabajen mientras otros duermen confiados sin temor por los suyos en el hogar. Hombres responsables de la misión histórica que Dios les permite vivir en beneficio de sus conciudadanos. Hombres que pongan los cimientos firmes de una nación y los lleven en sus oraciones delante del trono de Dios.

Hace más de un siglo, un predicador en una convención bautista, dijo: "El mundo todavía no ha visto lo que Dios puede hacer con un sólo hombre que esté totalmente rendido a Dios". Uno de los jóvenes que estaban allí, le dijo a Dios: "¡Yo seré ese hombre!" Ese joven era: Dwight L. Moody, ¡quien movió a dos continentes para JESÚS!

Oración:

Amado Dios: Por tu gracia soy parte de tu pueblo, el de ayer, el de hoy y el de siempre. Tu creaste los pueblos y las naciones, y por eso buscas a alguien que se ponga delante de Tí en favor de mi nación, como Moisés al interceder por su pueblo Israel. Yo vengo a interceder por mi patria como lo dijo uno de sus grandes: "tierra de horizontes abiertos donde una raza buena ama, sufre y espera." Esperamos en Tí, en el nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

Las naciones andan buscando mejores métodos para hacer la guerra. Dios anda buscando mejores hombres para hacer la paz.