martes, 18 de agosto de 2015

LA OPRESION Y SUS DIFERENTES MANIFESTACIONES EN EL SER HUMANO. Eliu J. Cardozo Saez

El diccionario usual Larousse define la opresión así:
“como la acción y efecto de oprimir. Dominación por abuso de autoridad”.(1)

El presente estudio se hace con la finalidad de efectuar un análisis histórico-critico-dialéctico partiendo de algunos hechos que tuvieron como protagonistas nuestros hermanos aborígenes y posteriormente durante el proceso de colonización que pretendió dominar y someter a gentes, conquistar territorios, imponer y destruir culturas y otras manifestaciones ancestrales. En medio de la aventura expedicionaria que hizo Alonso de Ojeda, dice Fernández de Navarrete.......continuo recorriendo toda la costa de puerto en puerto hasta llegar a Puerto Flechado, hoy Chichiriviche. Donde al parecer tuvo una refriega con los indios....(p. 19).(2) Que le hirieron veintiún hombres de los cuales murió uno.

Es decir Ojeda en ese lugar no encontró indios mansos, sumisos, como aquellos de las regiones a los que hasta ese momento había llegado. Ahora bien,
¿Que y quienes originaron esos enfrentamientos, muertos y heridos?
La aventura desmedida del hombre de querer conquistar personas y territorios, sin importarles su cultura, nivel de desarrollo social, y modo de vivir de esos hermanos indígenas. Se materializaba así el mayor genocidio cometido hasta hoy y la mayor opresión jamas conocida (Se estima que murieron cerca de 70 millones de indígenas).

De allí, que se ha venido configurando de manera sistemática, distintas formas de opresión contra el ser humano. Imposición de modelos culturales y de desarrollo foráneos, de instituciones del poder-saber bajo el régimen español, que nada tenia que ver con nuestras culturas. Y así hasta llegar a nuestros días, donde nuestro país se fue convirtiendo en una república bananera, a decir de Pacheco (2013), adoptándose de forma dogmática un conjunto de teorías (la razón instrumental, la percepción) transferidas desde Europa y posteriormente de otras latitudes americanas, tales como la ilustración, el liberalismo, el positivismo y el marxismo, teorías estas, construidas y fundamentadas en otras realidades sociales ajenas al territorio venezolano.(3)

En Venezuela, señala Pacheco, no se ha producido un paradigma o cuerpo de procedimientos que hayan surgido producto del esfuerzo y necesidades de la sociedad que se ha conformado. (p.56). No se ha puesto de manifiesto un conjunto de procedimientos elaborados desde la propia entelequia venezolana que de respuesta a los problemas específicos y a los fenómenos surgidos en nuestra propia realidad.

Esto es solo una muestra de lo que ocurre en el campo del conocimiento y resultaría un tanto estéril ubicar todos los campos donde los patrones foráneos actúan de manera insoslayable. Esta practica bananera también se pone de manifiesto en materia epistemológica, negando así, la posibilidad de construir teorías y paradigmas nacionales que permitan observar con ojos críticos la realidad, en el mejor de los casos, con criterios propios.

Todo ese mar de contradicciones no solo produce decepción y frustración, sino también opresión entre quienes quieren producir otro tipo de conocimientos que sea distinto al que nos fue impuesto.

¿Descendemos todos de Platón, Maquiavelo o Rousseau para estar repitiendo sus propuestas o teorías?. Sin animo de descalificarlas.

Para salir de esta cárcel que llamaremos opresión, necesariamente hay que ubicarse en Feyerabend cuando afirma que la ciencia es una actividad esencialmente anárquica, inspirada en la visión del investigador.

Por ello, la investigación se produce muchas veces, como la afirma Pugas (2009) en condiciones de extrema adversidad. Adversidad económica, adversidad política, adversidad académica, y de adversidad teórica.(4)

La realidad es cambiante y por lo tanto requiere renovar conceptos, renovar teorías y de replantear cosas que muchos autores dieron como bueno en algún momento. En consecuencia ante la opresión como mecanismo que pretende controlar a las sociedades, se hace necesario replantearse un concepto que le salga al paso a este terrible flagelo que hace tanto daño al ser humano.

Este no es mas que la liberación, y esto no es acto que se puede esperar del poder-saber instituido o de quienes pretendan ejercer algún tipo de control o influencia sobre las personas, con el pretexto de hacerlo en nombre de algún signo ideológico, filosófico o religioso.

Es un acto consciente que tiene que asumir cada persona ante cualquier tipo de atropello o intento de que alguien pretenda manipular a nombre de cualquier cosa. Y el antídoto mejor conocido hasta ahora es la naturaleza de las ideas mismas. Quien rehúsa a la discusión de las propias ideas, se puede inferir que anda en una de opresión o de negación y desconocimiento hacia el otro.

Es muy usual la actitud evasiva en este tipo de personas. Dice Lanz (2006) que el debate de las ideas tiene su propio curso. Si no somos capaces de procesar intensamente las ideas, sin apelación a ninguna otra cosa que las ideas mismas, entonces estamos mal.(5)

Por lo general, cuando se es capaz de adquirir un mayor grado de conciencia sobre la realidad que se vive, se es capaz de moverse con mayor grado de libertad y tomar decisiones de calidad. Ese grado o nivel de conciencia viene determinado por el tiempo que le dediquemos al estudio de aquellos temas o situaciones que nos preocupan o inquietan, y que al conocerlos en profundidad nos produce un mayor grado de seguridad.

Otro elemento a considerar es la paz interior que se tenga. Podríamos decir que es la clave en todo proceso de búsqueda. Sino se posee, mas difícil se hará la búsqueda y la reflexión. Mantenerse continuamente en un estado de opresión no solo es perjudicial para la salud, sino que afectivamente produce desgano, desmotivación, de forma mental y espiritual.


El uso intensivo del internet, sin tener objetivos claros y bien definidos en lo que se quiera buscar o investigar, también produce opresión y desgaste en muchos sentidos. Las redes sociales y los medios pueden llegar a producir determinados grado de opresión, a través de las noticias e informaciones que no necesariamente pueden llegar a ser edificantes o educativas.

Lo recomendable es alejarse de todo lo que genere molestia, sin pretender aislarse. Hay que ser selectivo en lo que se quiere ver o escuchar, y buscar medios alternativos donde se hagan análisis y debates en determinadas áreas en donde estemos interesados. La situación económica, política y social del país, en este caso particular, Venezuela, tampoco ayuda a que podamos sentirnos en un estado de tranquilidad y calma, ya que las diversas manifestaciones de orden interno revelan lo delicado del asunto.

¿Como no caer o sucumbir en opresión ante tal situación?

Manteniendo la calma, el equilibrio emocional-espiritual y la cordura. Eso no significa ser indiferentes. Porque si uno quiere aportar soluciones ante tantas situaciones que nos pueden producir angustia, lo conveniente es aislar aquellos elementos que lo producen, analizar sus causas y ver cuales podrían se las posibles soluciones que habría que tomar ante tales problemáticas.

Y esto requiere de gran esfuerzo mental, intelectual y espiritual. Aquí es donde justamente, se tiene que producir y manifestar una inteligencia superior que no es otra que la inteligencia colectiva que vaya mas allá de estructuras burocráticas o eclesiásticas.

Esa inteligencia deber ser capaz de relacionar todo con todo, de producir nuevas ideas, nuevos conceptos y teorías. No desde ningún centro hegemónico de poder, sino desde la propia sociedad.

En resumen todos hemos sido víctimas de opresión desde que nacimos y llegamos a este mundo. El primer envoltorio cultural sera determinante de como nos conduzcamos en esta vida.

Este envoltorio lo constituye el lenguaje, los modos, las creencias, las costumbres, los prejuicios y las condiciones en que ese desarrollo se realiza. El otro aspecto a considerar es tener conciencia que ante la opresión, existe la liberación, lo cual se expresa en un estado individual de forma mental y espiritual de no aceptar ningún tipo de imposición que afecte nuestro animo y estado de paz interior.

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en el. Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libre”. Juan 8:31-32.

Notas.
1. Diccionario usual Larousse.(1.985). Ediciones Larousse. México. D.F
2. D Alta, A. (2010). Insurrecciones en Venezuela. Dos ensayos Independentistas. Editorial el perro y la rana. Caracas-Venezuela.
3. Idem. Pag. 19
4. Pacheco, D.(2013). Modernidad, posmodernidad, capitalismo. Triada cosificante de la sociedad contemporánea. Revista Mañongo. No. 40 Vol. XXI.
5. Pugas, C.(2009) Ciencias Sociales. Un nuevo momento. Revista mexicana de Sociología. 71 núm. Especial. México, D.F.
6. Lanz, R. (2009) El debate de las ideas. Centro Internacional Miranda. en. https://www.youtube.com/watch?v=_6MzBPHiXtg

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...