Translate

viernes, 11 de febrero de 2011

MENSAJE PARA LA IGLESIA DE VENEZUELA. PROF. JOSE RAMIREZ

En el mes de Diciembre del año pasado (2.009) luego de haber regresado de República Dominicana, el Señor me dio una serie de visiones en donde me revelaba los juicios que Él enviaría sobre Venezuela si el pueblo evangélico no le buscaba de todo corazón y se humillaba delante de su presencia. Recuerdo una visión en donde había un elefante parado sobre las aguas de un mar, éste tenía las cuatro patas atadas con cadenas de bronce, que a su vez estaban atadas a un gran mástil (poste) de bronce asegurado con un candado igualmente grande. El elefante mete su trompa en el agua de ese mar y absorbe con fuerza de las aguas del mar, luego de esto el elefante levanta la cabeza y coloca su trompa (bien dilatada por el agua que contenía en ella) y expulsa el agua de su trompa con una potencia tan terrible que veía como carros y casas eran arrastrados por la acción de los vientos que salían de la trompa del elefante, edificios caían como si fueran de papel, también veía como grandes olas de aguas turbulentas entraban en las ciudades y arrastraban todo a su paso.
El Señor dijo: Este elefante es un huracán que tengo atado en el mar Caribe por mi misericordia esperando que mi pueblo se humille, se una, saque el pecado que me ha provocado a ira, eche tanta desunión y rencillas (deben entender que Yo no me parcializo a favor de ningún hombre sino que honro a Mi Hijo Jesús y Mi Palabra), han polarizado a mi pueblo con razones políticas (sea a favor o en contra de un sistema), Ya no quieren salir a predicar Mi Palabra por las calles, en muchas congregaciones no se exhorta el pecado ni se habla de santidad ni quieren anunciar la venida de Mi Hijo Jesús para que el pecador escape de los juicios que pronto caerán inmediatos al levantamiento de mi iglesia, solo están ocupando el tiempo en hablar de dinero, materialismo y comodidades. La alabanza y la adoración han sido profanadas por quienes no entienden que ¡YO SOY SANTO Y DEBEN ADORARME SOLO QUIENES TIENEN MANOS LIMPIAS Y CORAZONES PUROS!
El enemigo ha tomado ventajas porque mi pueblo está durmiendo, aletargado por el conformismo. Las sectas satánicas están multiplicándose cada vez más, el ocultismo, brujería, santería, idolatría, astrología se han derramado sobre esta nación como aguas de inundación, la inmoralidad, homosexualismo, lujurias, concupiscencias, la corrupción moral me han provocado a ira. Dice el Señor: “Yo les he dado tiempo para que se arrepientan y se vuelvan de sus pecados y son pocos los siervos míos que tiemblan ante mi Palabra y me temen; a muchos llamé y les honré, pero me han dado la espalda, ya no quieren que hable mi Espíritu Santo en las congregaciones y es por eso que yo levanto un pueblo fiel, un remanente que tiembla ante mi Palabra, y lo estoy llamando de muchos lugares para usarlos en estos días finales porque los que en un tiempo llamé ya no quieren oírme, se han adueñado de las ovejas y las han engañado con palabras falsas que no han bullido de mi corazón para alejarlos de mi temor y les han hecho errar su camino..¡Por eso derramaré mis juicios sobre muchos altares que han profanado mi nombre y amancillado mi Palabra, pisoteando la sangre de mi Hijo Jesucristo!...¡Muchos caerán heridos por plagas y pestilencias, otros serán cortados de repente…por cuanto no atendieron al llamado de mi Espíritu para que se arrepientan y vuelvan a mi!”.
Amados hermanos, el que conoce la Palabra de Dios y es lo suficientemente sensato y honesto tendrá que admitir que estas son las abominaciones que han fermentado la ira del Señor; el mundo ha de ser juzgado por el Señor, por cuanto no creen en Él; pero la iglesia del Señor le pertenece a Dios quien la compró por un precio que nadie, ni en este mundo ni en ningún otro puede pagar… ¡LA SANGRE DE JESUCRISTO SU HIJO! y por esta razón Dios demanda fidelidad, santidad, temor y respeto a Su Nombre. Las falsas doctrinas están suplantando la verdad de Dios contemplada en Su Palabra y muchos cristianos se están descarriando detrás de un evangelio liviano, herético y acomodado al gusto de quienes no admiten el principio divino “de entrar por la puerta estrecha”, se pasa más tiempo y se invierten más recursos en festines, comilonas, beberatas y predicando “sus denominaciones” que en planificar actividades que anuncien al mundo y a los pecadores el peligro que hay en darle la espalda a Jesucristo. No les predican a las gentes del juicio final, ni de la condenación eterna del infierno y del lago de fuego (lugar final para todo aquel que no se haya lavado en la sangre de Cristo y que no tenga su nombre escrito en el Libro de la Vida del Cordero).
Después de recibir esas revelaciones, el Señor me ordenó llevar este alerta por todo mi país desde el mes de Enero del presente año (2010) y lo he hecho hasta esta fecha (estamos en Diciembre del 2010) para que alertara al pueblo de Dios de los juicios que Él había determinado (no me ha sido fácil ni cómodo hablarle a un pueblo que está “programado” para oír solamente cosas que le suenen agradables a sus oídos y nutran sus expectaciones materiales) Dios me dijo que va a prosperar a su pueblo y que entregaría grandes recursos pero ¡sólo en las manos de aquellos que han sido hallados fieles! y que Él está por enviar a Venezuela un avivamiento de su Gloria como nunca antes se ha visto, pero que antes de ese “avivamiento de poder” debe haber un avivamiento moral dentro de su pueblo (los hogares deben restaurarse, los hijos deben obedecer y honrar a sus padres, la infidelidad conyugal debe ser desarraigada de su iglesia, “la complacencia” con los que más tienen y el menoscabo a los que menos tienen no debe ser más dentro de sus atrios).
Además de estas visiones el Señor me mostró inundaciones y unos grandes movimientos telúricos que harán desaparecer pueblos enteros, vi como edificios monumentales caían, otros se hundían en la tierra. Fui incluso a confraternidades llevando estas palabras que el Señor puso en mi boca, pero pocos le dieron la importancia que merecían éstas. En uno de esos momentos de revelación el Espíritu me mostró (dos citas bíblicas) Oseas 12:10...”Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas” .También en Miqueas 3:1-12: …1-“Dije: Oíd ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel: ¿No concierne a vosotros saber lo que es justo? 2- Vosotros que aborrecéis lo bueno y amáis lo malo, que les quitáis su piel y su carne de sobre los huesos; 3- que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos, y les quebrantáis los huesos y los rompéis como para el cardero, y como carnes de olla. 4- Entonces clamaréis a Jehová, y no os responderá; antes esconderá de vosotros su rostro en aquel tiempo, por cuanto hicisteis malvadas obras. 5- Así ha dicho Jehová acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, y claman: Paz, cuando tienen algo que comer, y al que no les da de comer, proclaman guerra contra él: 6- Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos. 7- Y serán avergonzados los profetas, y se confundirán los adivinos; y ellos todos cerrarán sus labios, porque no hay respuesta de Dios. 8- Más yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado. 9- Oíd ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que abomináis el juicio y pervertís todo el derecho; 10- que edificáis a Sión con sangre, y a Jerusalén con injusticia. 11- Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros. 12- Por tanto, a causa de vosotros Sión será como campo, y Jerusalén vendrá a ser montones de ruinas, y el monte de la casa como cumbres de bosque.
Pueblo de Dios, el llamado es al arrepentimiento, no hay dudas de que Dios es severo con el pecado pero ¡para siempre es su misericordia!, y si nos humillamos ante su presencia y nos hermanamos sin mirar tanto a la denominación a la que pertenecemos (que no nos deja acercarnos y aceptarnos como pueblo de Dios) estoy seguro que Dios apagará su ira y nos restablecerá, e incluso a una gloria mayor (Hageo 2:9) Recuerdo que me dijo en una madrugada: ¡Levanta a tu nación en tus manos!, yo le dije: ¿Cómo puedo levantar una nación en mis manos, Señor?; Él me dijo: Toma la bandera en tus manos cuando clames a mí, ella (la bandera) representa a la nación. Dile a mi pueblo, me dijo, que hagan clamores, ayunos, vigilias, unidos todos, con llanto y arrepentimiento y yo oiré a mi pueblo y sanaré su tierra, ¡solamente oigo la voz de aquellos que sirven al evangelio de mi Hijo Jesucristo! (Lean Joel 2:12)
Pastores, por favor, abran los templos desde la mañana para que el pueblo busque el rostro del Señor; proclamen días, semanas, meses al clamor a Dios en humillación y Él nos oirá. Cierren tantos programas sociales en las congregaciones que no dejan ningún fruto de eternidad a un pueblo que está a punto de ser levantado. Salgan con sus congregaciones a las calles a combatir con el poder del Espíritu Santo a las potestades de maldad que operan con el sicariato, crimen, narcotráfico, microtráfico, delincuencia, mafias organizadas, secuestros, extorsión, robo, violencia, etc. a pesar de todos los esfuerzos (reconocidos) que ha hecho el gobierno para combatir estas plagas sociales que está derramado la sangre de nuestra gente por doquier .Ezequiel 7:23 dice: “Haz una cadena (de oración), porque la tierra está llena de delitos de sangre, y la ciudad está llena de violencia” y Proverbios 26:2 dice: “Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa”. La obra satánica se ha incrementado porque la iglesia ha perdido su poder. Por eso es necesario que cada creyente se purifique (1ª- Juan 3:3), levante en su hogar un altar para Dios donde arda de continuo la lámpara de Su Espíritu. Volvámonos al primer amor, desechemos todo pecado e inmundicia y acerquémonos a Él con corazón sincero y respaldados por la justicia en Cristo Jesús y alcanzaremos el oportuno socorro (Hebreos 4:16)
Les dejo este mensaje esperando que atiendan a la voz del Señor y oigan el llamado que Él hace a su pueblo amado a volverse a la senda antigua, al mensaje de poder ungido por la gracia de su santidad. ¡Este es el mensaje que Dios me dio para todos nosotros, su pueblo, Su iglesia! ¡Se que Dios nos ha abierto un poco la puerta de la oportunidad aun en medio de los desastres naturales que azotan a nuestra nación! ¡Aprovechemos este tiempo de gracia!
Profeta: José Ramírez