Translate

sábado, 31 de enero de 2009

¡TENGO UN SUEÑO!

Esta ha sido la expresión de muchas personas y líderes a lo largo de la historia de la humanidad, ¡Tengo un sueño! Pero una de las cosas más hermosas que podemos hacer los seres humanos tal como lo dice el himno “Sembrare, la simiente preciosa del glorioso evangelio de amor, sembraré, sembraré mientras viva, dejaré el resultado al señor” Si así es, ¡tengo un sueño y es que espero ver en los próximos días, meses y años un gran movimiento de oración, evangelización y discipulado en toda la nación, para iniciar así el gran proceso de transformación de nuestro país, ¡tengo un sueño, y es que espero ver desde la Presidencia de la República, Gobernaciones y Alcaldías, hombres y mujeres temerosos a Dios, que le darán el verdadero rumbo que esta nación necesita, bajo el Diseño de Dios. ¡Tengo un sueño! Y es que pronto ¡muy pronto! Ya no veremos vikingos, niños de la calle, prostitución y drogas, porque esas personas serán convertidas y darán testimonio de lo que Dios ha hecho en sus vidas. ¡Tengo un sueño! Y es que se irá conformando un amplio frente de todas las corrientes ideológicas y religiosas que le dirán al país ¡Ya basta de tanto engaño, manipulación y de mentiras! Vamos a trazar un nuevo pacto que nos incluya a todos sin sectarismos, sin discriminación de ningún tipo y sobre todo nos reconozcamos como hijos de Dios, ¡Ese será mi gran sueño, el sueño que haremos todos posible con una auténtica reconciliación nacional. Donde cada quien podrá expresar sus ideas o pensamientos sin necesidad, ni temor a ser reprimido, excluido, perseguido o perseguida, de que sea tildado de pitiyanqui, de contrarrevolucionario o “escuálido”. Ese día llegará, y lo único que debemos hacer todos los venezolanos y venezolanas, extranjeros y extranjeras que comparten con nosotros en este maravilloso país, sin distingos de raza, credo, posición económica o social es “Humillarnos a Dios, pedirle perdón por nuestros delitos y pecados y tener una verdadera conversión en el corazón y en el espíritu” Lo demás será un proceso que se irá dando poco a poco. Y tengo un sueño que daremos vida a muchos huesos secos. (Ezequiel 37:1-10) y tal como dice su palabra “Será un ejército numeroso” y en este poema de mi hermano y pastor Francisco Aular, se refleja mi verdadero sueño: ¡Cristo mi pasión y triunfo! voy por la vida cantando, En lugares celestiales con mi amado estoy sentado. Mi posición es perfecta. No porque esté sin pecado; pero me esfuerzo en la gracia del Cristo resucitado. ¡Que hermosa es esta vida vivir rodeado de hermanos! Victoriosos, sin fronteras, estrechándose las manos, será un hogar nuestra iglesia si todos vamos Amando; Olvidando diferencias como Cristo perdonando. Lleno de Amor nuestro pueblo al maligno derrotando. Destruyendo fortalezas y a pecadores salvando. Estoy sentado con Cristo, lo imposible voy logrando: ¡Cristo mi pasión y triunfo, voy por la vida cantando! Y para finalizar ¡Tengo un gran sueño!, que ganaremos muchas almas para Cristo! Y nuestra nación será bendecida y prosperada en gran manera. Oración: Señor ¡gracias por tu gran amor hacia la humanidad! Ayúdame, renuévame y transfórmame, para que yo pueda ser luz y testigo fiel de tu amor. Bendice a la persona que está leyendo este artículo y transforma su vida para que forme parte del verdadero ejército Libertador que ayudará a restaurar nuestra amada patria. Amén y amén.

http://jesusnuestrorestaurador.blogspot.com/



lunes, 5 de enero de 2009

¡Brindemos por la paz y el Diseño de Dios!

La esclavitud directa es un pivote de nuestro industrialismo actual, lo mismo que las maquinas, el crédito, etc. Sin la esclavitud, no habría algodón, y sin algodón, no habría industria moderna. Es la esclavitud lo que ha dado valor a las colonias, son las colonias lo que ha creado el comercio mundial y el comercio mundial es la condición necesaria de la gran industria mecanizada…...Los pueblos modernos sólo han sabido disfrazar la esclavitud en sus propios países e importarla al mundo nuevo. (Carta de Marx a Pavel Vasilievich del 28-12-1846). Esta carta, interesante por demás, refleja un hecho cierto, el conflicto que ha existido a lo largo de los siglos, que se traduce en la explotación del hombre por el hombre. Luego 117 años después M. Luther King pronuncia este célebre discurso el 28 de agosto de 1.963 “Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas” Y es justamente 105 años después otro hombre aquí en Venezuela Hugo Chávez Frías, con sus errores y aciertos, viene planteando con insistencia el cambio de un modelo productivo que sea más justo, igualitario, solidario y que definitivamente nos ayude a salir del foso de este sistema capitalista, perverso, egoísta, generador de guerras y conflictos de todo orden y que por supuesto no descansará en ver satisfechas sus apetencias en los países donde precisamente tal como lo dijera Marx lo que hacen es importar su absurda industria que solo busca el máximo de beneficios para unos pocos en detrimento del pueblo o de la mayoría. Por ello la confrontación y las guerras. Ahora ¿Que alternativas se pudieran avizorar frente a este conflicto? que observamos viene desde hace siglos y va de generación en generación. Sin duda alguna, sin temor equivocarme, la solución es JESUCRISTO, Sí, así como lo está leyendo el incomparable Jesús de Nazaret, el hijo del hombre, pero que a su vez se convirtió en el salvador, el redentor y sobre todo es el Hijo de Dios. En la biblia encontramos las diferentes facetas y ejemplo de vida que él nos dejó como enseñanzas. Entonces ¿Cuál debería ser el modelo económico-social y espiritual a seguir? Sin duda que es el diseño de Dios, representado por Jesucristo. En los diferentes libros escritos por los profetas inspirados por Dios a través del Espíritu Santo lo podemos ver: En Génesis, Jesús es la simiente de la mujer, en Éxodo Jesús nuestro cordero y libertador, en Levítico, Jesús es el sacrificio perfecto. En Números Jesús es la nube de día y el fuego por la noche. En Deuteronomio Jesús es la Obediencia de la ley, En Josué Jesús es el Capitán y salvador en las batallas de la vida. En Reyes y Crónicas Jesús es nuestro Rey triunfante. En Nehemías Jesús es nuestro restaurador, En Jeremías Jesús es Misericordia, justicia y juicio, en Salmos Jesús es nuestra adoración, nuestra canción y nuestro Pastor, en Proverbios Jesús es nuestra sabiduría. Y continúa. (http://faular.blogspot.com) Sin lugar a dudas que hay una esperanza en medio de este mundo lleno de guerras, angustias y conflictos y por ello en medio de la tormenta está Jesús de Nazaret, porque sólo a través de él se pueden transformar vidas para poder ser sal de la tierra y lo demás será consecuencia de una vida diaria y abundante a través de su palabra. Muchos intelectuales, científicos y notables han venido haciendo un esfuerzo por construir un mundo mejor. No tengo duda que todos han contribuido, en su época, a aportar sus enseñanzas. Pero el verdadero conocimiento y la sabiduría vienen de Dios. Búsquenosle en espíritu y en verdad y usted comenzará a disfrutar de una nueva vida en Cristo Jesús. Oración: Padre celestial te doy gracias por tu infinito amor hacia la humanidad, te pido que perdones nuestras rebeliones, delitos y pecados, ten misericordia de nosotros y ayúdanos Señor, Ayuda al necesitado, al desamparado. Te pido Señor que envíes tu Santo Espíritu y pare esa guerra absurda en el Medio Oriente. Danos la fortaleza, la sabiduría e inteligencia necesarias para poder construir un mundo más justo y podamos vivir como hermanos, en el nombre de tu hijo amado Jesucristo. Amén y amén.