domingo, 20 de septiembre de 2015

ANECDOTARIO DE UN AVIADOR....(1975-2015)

1. ¿Como empezó todo? El preludio antes de ingresar a la Escuela Técnica F.A.V, en el año 1975. En primer lugar tuve unos extraordinarios padres, siempre respetaron mis decisiones a pesar que estaba bien joven y me apoyaron en todo lo que me tocado desempeñar. Asistíamos mi hermano Ebert con mi madre desde muy pequeño a la Iglesia Bautista “El Buen Pastor”, con el pastor Francisco Aular, los domingos, y había desde mi adolescencia la tendencia hacia lo militar, lo correcto, la disciplina fue asi como me inicie en primer lugar como Bomberito, allí di esos primeros pasos de la disciplina y el orden cerrado, y por supuesto llego el momento que por cosas del destino me toco comandar de bomberito a mi grupo y entre ellos siempre recuerdo a Wladimir Gil, y luego se hizo oficial de bomberos, nos llegamos a ver con los años y compartimos gratos recuerdos de aquella época. Luego de esa experiencia, pase a formar parte de la Brigada de Patrulleros Forestales que funcionaba en la Av. Aragua, y estaba bajo la dirección del Lic. Vivas, ese señor se convirtió para todos como en un padre. Allí la cosa cambio, pase de raso a ser Instructor, es decir formaba parte de la plana mayor de los patrulleros forestales. Y El comandante era un amigo que se llama Luis Alberto Campos y estaba con nosotros Moisés Carrero, Carlos Gutierrez y Edgar Lara, que eramos los jefes del grupo. Nos toco salir a apagar incendios forestales, y hasta amanecimos en el parque Henry Pittier apagando incendios forestales, pero lo que a mi mas me apasionaba era comandar a los muchachos. Allí en ese grupo estaba Fernandez Noroño, Spinella, Luis .... Llego el día y la hora de la verdad presentar los exámenes de admisión para ingresar a la Escuela Técnica F.A.V, hubo amigos y familiares que me aconsejaron a esa edad (15 años) que mejor era graduarme de bachiller e ingresar a la Escuela de Aviación Militar. Incluso hubo una persona, muy especial para mi en todo este trayecto, y estaba en Francia haciendo curso de Tanques y era Teniente (1974) del Ejercito y me escribió diciéndome que esperara y mejor entrara a la Escuela de Aviación Militar o a la Academia Militar de Venezuela. Hoy ese amigo y hermano en Cristo sigue siendo muy especial para mi, llego a ser Coronel del Ejercito. Me refiero al Cnel. (Ej.) Nelson Castro Moreno. Pero mi decisión estaba tomada, una vez presentada las pruebas y llegado el día del ingreso 21 de Septiembre de 1.975, nunca se me olvidara, quien me dio la bienvenida a la Alcabala, el S.T.1(Av.) Rafael Hache Guerrero, después nos tocó trabajar juntos en la Escuela. Lo que no sabia era que estaba haciendo y formando parte de una historia y era que por primera vez estaban ingresando damas a la aviación militar, y eso tenia al mundo militar convulsionado. 2.- Mis primeros meses......como aspirante. (Septiembre-Diciembre 1975) Fueron los meses mas traumáticos, porque todavía no entendía como era que hacia unos meses antes, yo era jefe y comandaba y ahora tenia que andar mordiendo el polvo, corriendo como un loco de aquí para allá, levantándome al toque de diana y esos momentos se hicieron infernales y muy largos....llegue a llorar en la soledad y apartado en un patio que daba con la pista de los aviones y decia que no iba seguir.....que esto no era para mi. Yo decía, que me merecía algo mejor, no estos tormentos a lo que estaba siendo sometido. Pero cuando llegó el día de la juramentación y luego salimos por primera vez a la calle, vi la diferencia y no se como explicar pero percibía y aprecio que había hacia nosotros a pesar que eramos nuevos. Y esto me fue quitando eso malos pensamiento de quererme ir de baja. Incluso llegue a observar el trato que había de los oficiales y suboficiales hacia nosotros, y en verdad y había unas consideraciones muy especiales, al menos cuando estábamos afuera, porque adentro era otra cosa. 3. El primero y segundo año. Hay que reconocer que vivíamos pariendo, primero por la variada programación y diversidad de actividades que realizábamos, trotar en las mañanas, estudio libre, montar guardia diurna y nocturna y asistir a clases, no había tiempo para nada. Y cuando uno se acostaba caía completo, aparte de las famosas charlas que acostumbraban a dar los alumnos de los cursos superiores. Y para colmo se exigía como mínimo que uno tenia que sacar 60 pts. Sobre 100. es decir vivíamos entre la escuela y la calle porque nos podíamos retirar por récord académico sino pasábamos cierta cantidad de materias...era realmente una paridera. Y en lo particular me vi varias veces en la calle o como dicen, de nuevo en la vida civil. En medio de esa gran cantidad de alumnos y alumnas que había, se vislumbraba que al llegar al 3er. Ano todo podría cambiar por ser curso superior. Y en tantas vicisitudes se fue labrando una amistad con los compañeros y compañeras que vivían distantes y no podían ir a sus casas algunos fines de semana y fue así como mis padres y yo, les ofrecí compartir en mi casa, es posible que no los pueda recordar a todos y a todas, ruego me disculpen, pero entre las personas que recuerdo estuvieron. Ignacio Salazar Vital, Denzil, Oswaldo Castillo Guanchez, Antonio Guzmán Colmenares, Saul Moreno, Antonio Rodríguez Merchan, Montesino Vegas, Javier Zerpa Zabala, y entre las compañeras Silvia Long Hernández y Diana Ojeda, que a pesar que vivía cerca de mi casa llego a compartir junto a mi familia y Manuel Morin Tovar, luego Morin Tovar me invito a los Teques y pase un inolvidable fin de semana con su familia. 4. 3er. Año Curso Superior. Se tuvo que pagar un precio. Aquí puedo decir que comenzó otra fase, ya que no había aquella sosobra que teníamos en el primero y segundo ano, sin embargo ya se comenzaba a presentar otro fenómeno, el cual estaba relacionado con el trato hacia el curso superior. Ya no se tenia la presión de ningún curso, eramos los que teníamos que guiar al resto de los cursos. Sin embargo, en medio de las contradicciones humanas, veíamos a oficiales y suboficiales con un trato de respeto hacia nosotros, y por otro lado había como una especie de otro grupo que no entendían que ya habíamos pasado varias pruebas académicas, físicas, de disciplina y se empeñaban en querer tratarnos como si fuéramos unos nuevos. Lo cierto fue que faltando escasos tres meses para graduarnos, la bomba exploto con un grupo de compañeros que estábamos haciendo pasantías en la Base Aérea “El Libertador”, allí todo cambio. Se produjo un intento de insubordinación general contra un oficial de planta que quería tratarnos de forma muy irrespetuosa. Y se presento el problema con los resultados de que se tuvo que reunir la Dirección y comandantes de grupo de la Escuela para deliberar que iban hacer con nosotros, esto trajo como resultado que nos impusieron 45 días de arresto severo a todo el personal que había participado en el intento de insubordinación militar y por supuesto con las consecuencias que fue dado de baja nuestro apreciado amigo y compañero el Brigadier Mayor Raúl Toro Montero. Aquí se puede decir sin lugar a dudas, se inicio un cambio en la historia de la Escuela Técnica de la Fuerza Aérea Venezolana, pero se tuvo que pagar un precio. Al final, ya para graduarnos nombramos de padrino de la promoción al M.T.M Ibraim Fermin Maneiro, quien fue como un padre para todos nosotros. Honor y Gloria a nuestro padrino Maneiro! Y por cosas del destino los compañeros de mi promoción decidieron que este humilde soldado, diera el discurso de agradecimiento en nombre de mi promoción el día de la graduación académica. Ya todo estaba dicho. 5. Graduación de Sub-oficiales Profesionales de Carrera. (1978-1985) Una vez graduados como Sargentos Técnicos de Tercera, comenzamos un nuevo ciclo profesional, de capacitación y superación personal. Cada uno de los compañeros fue asignado a una unidad de trabajo en la Fuerza Aérea, y en mi caso que había sido preparado en el área de motores a reacción, en el Grupo Aéreo de Transporte N 6, resulta que me enviaron al Servicio de Mantenimiento Aeronáutico, en la sección de Motores ATAR. Mis aspiraciones era quedar en el Grupo de Transporte N° 6 ya que allí se volaba, pero el destino me tenia otro rumbo. Allí comenzó otra historia...me estaba preparando en la fase que a mi me gustaba y era hacer los chequeos del motor ATAR del Avión Mirage, en el banco de prueba con el Sargento Rafael Sanz Florez, nos hicimos muy amigos. Me inscribí en la Universidad de Carabobo y comencé a estudiar Contaduría Publica, y comencé a estudiar con mi compañero Antonio Guzmán que trabajaba en Grupo Aéreo N° 10 (Helicópteros), el primer semestre, yo estaba muy contento porque nos dábamos animo. Un día Antonio me dice, Eliú creo que no voy a poder seguir, porque tengo que irme de comisión hacia el Sur de Venezuela(Amazonas), guaaoo!!! fue un duro golpe, ya que comenzaba a entender lo duro y sacrificado que era estar en los grupos aéreos y el sacrificio. Al año justamente de estar cumpliendo de graduados académicamente 06 de Diciembre 1976, ocurre aquel fatal accidente en Flor Amarillo..., y fue quizás unos de los días mas oscuros y duros que yo recuerde haya vivido, allí se fueron a la eternidad Manuel Morin Tovar y Zambrano Benavides. Nunca jamas lo podre olvidar. También es oportuno decir que no solamente compartí con mis compañeros de promoción, sino con otros alumnos de cursos superiores que fuimos haciendo una gran amistad y por eso hay no solamente compañeros del curso, sino variedad una variedad de compañeros y compañeras, amigos de distintas promociones., entre ellos el famoso Carlos Briceño “Tapón” Nelson Campos Urbaez,......Gustavo Gavidia, Lina Tovar, Víctor Albarran, Baltazar Hernández, Pedro Bándres, Guillermo Montes Romero...Oscar Arraiz,.....Después se incorporo a la Universidad Germán García Thompsom y compartíamos en algunas clases, y también José Agustín Ojeda. En una oportunidad me encontré con mi compañero Ramón Lara Trejo y me dijo que quería ingresar a la Universidad y hable con el Prof. José Guerra, este le dio el apoyo y Kike comenzó a estudiar. Pero en paralelo me gustaba la locución, así que me inicie con animar actividades en el servicio de mantenimiento y luego hice el curso de locución con el profesor Manolo Rincón Hernández, allí conocí a unas personas que llegaron a ser hasta nuestros días grandes amigos, entre ellos estaba José Gregorio Esqueda Bravo, Germán “Mantecal” Montilla, este ultimo era el que coordinada las presentaciones de Cristóbal Jiménez, y una personalidad para ese momento, Monseñor Feliciano González. Un buen día para el ano 1982, me dicen que me habían cambiado para la Escuela Técnica F.A.V, yo al principio pensé que era un castigo, pero una vez que me presente a la Escuela, mi sorpresa fue que había pasado a ser personal de planta en el área académica, y así me inicie como Instructor Técnico, en mi especialidad, en la escuela donde nos habíamos formado, junto a otros compañeros superiores que posteriormente se fueron incorporando entre quienes estaba el S.T.1 Jorge Mosscoso, S.T.1 Luis Pérez Gorrín, M.T.1 José Ramón Medina, M.T.1 José Ramón Andueza, M.T.2 José Henriquez Martínez, MT1 Coss Vergara, entre otros compañeros de trabajo del Departamento de Mecánica y nueva experiencia en el área académica. Un día me manda a llamar el Gral de Brig. Cándido Farías Rodríguez, Director de la Escuela y me dice que narre una practica de graduación...... fue así como se abrió el camino de maestro de ceremonias y animador de las distintas actividades que programaba la Escuela y la Fuerza Aérea, hasta que me retire de la aviación. Nos llegamos a ver luego, Monseñor Feliciano González, en los distintos actos que programaba la Escuela y la Fuerza Aérea Venezolana como maestro de ceremonias y cuando se presentaba a los actos yo lo recibía con un cordial saludo y afecto que siempre nos tuvimos. Se fueron labrando en este trayecto muchas amistades en los distintos grados y jerarquías, ya que me correspondía hacer coordinaciones para invitar grupos musicales y folcloristas en general y atender a las personalidades que asistían a los actos. Entre esos tantos grupos, estuvo uno que siempre nos brindo apoyo, el grupo CUMACO, junto al maestro Natalio Flores y su conjunto criollo. Ellos luego grabaron un LP y me lo regalaron para que lo colocara en un programa que tenia los días domingos por la emisora YVLQ La Voz de la Victoria. Grababa las cuñas de promoción de la Escuela para los procesos de captación de aspirantes a ingresar. Asistía a diversos programas de radio y promocionaba a la Escuela Técnica así como los beneficios socio-económicos que otorgaba luego de graduados. De esta forma se inicio lo que he llamado la primera etapa de mi carrera profesional. En el siguiente articulo comentare todo el ciclo que lo he denominado CICLO NACHO. Donde se puede ver de manera mas amplia los 40 Anos de servicio activo al pais.

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...