Translate

sábado, 21 de febrero de 2015

LAS PALABRAS Y LAS COSAS DE LA VIDA. Eliu Cardozo Sáez

Muchas veces la gente, las personas y el ser humano suele ser un poco ligero a la hora de calificar los artículos, argumentos y posiciones que dan esas mismas personas por el sencillo motivo y razón de no pensar como ellos y ellas. Y por esto se van acumulando toda una constelación de situaciones contradictorias y antagónicas, que más allá de producir los efectos esperados (reflexión), caen como en una nebulosa del universo que le van dando sentido en su oportunidad a ese cúmulo de palabras, cosas y de situaciones que esa persona dijo en su oportunidad. De tal manera, que no creo que sea cierto que las palabras se las lleva el viento, porque de lo que se trata es de confrontar posiciones, cosmovisiones y culturas (impuestas o no) que han tenido su influencia en determinados momento históricos en una determinada sociedad. Ahora bien, que pretendo decir o exponer con estas breves palabras? Bien, que si son importantes los detalles de la vida, y las expresiones o reflexiones dadas por personajes que en su tiempo existieron (Luis B. Prieto, Michel Foucault, Giorgio Agambe, Simón Rodríguez, entre otros) dieron un viraje a todo un cúmulo de conocimientos que habían sido impuestos a la sociedad (Poder Saber; Foucault), y con el transcurrir del tiempo algunos conceptos e ideas han tenido vigencia y por el contrario otros pasaron al recuerdo. Cuando expresaba en días pasado que pronto escribiría algunas reflexiones, simplemente quería llamar la atención a quienes me siguen por las diversas motivaciones que puedan tener, como las tengo yo. Por esa razón, me propuse primero a reflexionar y luego expresar mis puntos de vista sobre una interproblemática, compleja y transdisciplinaria, situación como lo expresa Morin en sus diferentes discursos, foros y obras, “Que la nación es una sociedad en relaciones de intereses, de competencias, de rivalidades, de ambiciones, de culturas sociales y políticas” Lo cual nos demuestra de manera fehaciente que la situación de cualquier país en la actualidad, no es simple, es compleja y para decirlo en palabras mas sencillas, las leyes newtonianas, el positivismo y el modernismo, ya pasaron y están en decadencia, aún cuando muchas instituciones se mantengan todavía en ese orden y algunos pretendan seguir viviendo en esas estructuras del pasado. Para el año 1992, cuando me ocupé de profundizar mis conocimientos sobre la cultura y filosofía de la calidad total, ya hacía dos décadas (20 años) que Japón la había implementado con Edwar Deming(surgió de la nada) y en Estados Unidos todavía dudaban si era procedente implementarla o no. En Venezuela, se trataban de dar algunos importantes avances (MINDEFENSA.-PDVSA) e implementar esas nueva filosofía de gerencia, adaptada a nuestro país. ¿Que pasó luego? Los actores del saber-poder, le dieron más importancia a otros asuntos y los resultados están a la vista. El suscrito tuvo como cosas de la vida la oportunidad, entre los años 2007-2014 de dictar la cátedra de calidad y productividad y los conversatorios-discusiones alumnos-facilitador ya anunciaban que el sistema andaba mal. Ahora bien, no conforme con ese diagnóstico eso nos motivó a continuar efectuando estudios a nivel doctoral con el fin de proponer e ir hacia nuevas teorías que pudieran contribuir en el futuro con toda esa problemática social-económico y política que demuestra cada día está en decadencia, no en crisis, en decadencia. De tal manera, que la investigación está en curso y en el momento cuando Dios mediante lo permita, será dada a conocer ese conjunto de propuestas que por supuestos serán discutidas abiertamente con los académicos y luego con los sectores de la vida nacional. Mientras unos se dedican a criticar, a descalificar o simplemente opinar, cuestión que debe ser respetada por todos, ya que eso es democracia (Diversidad de ideas y opiniones) También otros decidimos investigar las causas de esas fallas recurrentes, descalabros, que ocurren dentro del aparato de la administración pública y privada, así como darle el tratamiento debido a esos problemas que nos agobian como personas y sociedad, teniendo claro que dentro de ese poder-saber, vamos a encontrar resistencia, oposición y cosas parecidas. Sólo será posible hacer cosas nuevas con la ayuda infinita de Dios y nosotros seremos simplemente sus instrumentos. Quien piense distinto a mí lo respeto y le doy todo el derecho a disentir. ¡Bienvenida sea la critica y la confrontación de ideas!!!! Eliú José Cardozo Sáez elicardo59@gmail.com