viernes, 30 de diciembre de 2011

ORACION POR MI PAÍS

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel, a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro, a consolar a todos los enlutados”
Isaías 61:1-2
Señor en este tiempo, cuando solo faltan pocas horas para que finalice el año 2011, te pido y declaro sobre mi país, una visitación de tu Santo Espíritu, para que podamos perdonar a quienes nos han perseguido, ofendido o han levantado juicios sobre nosotros, y sanar nuestra mente y nuestros corazones. Perdona nuestras faltas y ayúdanos Señor a buscarte cada día más y más. Igualmente te imploro que sea tu Santo Espíritu guiándonos en cada una de las metas que nos hemos propuesto para este nuevo año, ¡gracias Señor por tus bendiciones y por tu gran misericordia!.
En Mateo tu palabra dice “que pedí y se os dará, buscad y hallareis: Enséñanos Dios mío a bajar tus diseños del cielo a la tierra, hasta que se cumpla tu palabra en Habacub “Hasta que toda la tierra sea llena del conocimiento de Dios como las aguas cubren la mar”. Dame Señor sed por tu palabra y dirige mis pasaos para andar en tu Justicia en cada acto de mi vida. Bendice a la persona que está haciendo junto a mí esta oración, bendice a su familia. Enséñanos Señor a ser tolerantes con quienes no piensen o difieran en sus ideales con nosotros
Tu palabra es fiel, poderosa y yo la creo, y te pido que hagas como lo hicistes con Cornelio cuando se relata en Hechos 10:4 El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios”
Te pido Señor que El país entre en una absoluta paz y armonía entre todos sus habitantes, a pesar de las circunstancias que sabemos existen pero son pasajeras. Que otras naciones vengan a ver que es lo que está pasando en Venezuela. Enséñanos a cambiar realidades por verdades eternas que solo en ti podemos encontrar Y se asombren a pesar de las dificultades que anuncian a nivel mundial. Yo lo creo Señor.
Bendice a nuestros hermanos, hermanas, primos, primas, hijos, hijas, nietos y nietas, a nuestros amigos y amigas donde quiera que se encuentren. Dale Señor tu Paz.
Bendice a nuestros gobernantes en sus diferentes niveles y posiciones del País, desde el Presidente de la República, Vice-Presidente Ejecutivo, Ministros, Ministras, Gobernadores, Gobernadoras, Alcaldes y Alcaldesas y cada uno de los funcionarios de la administración Pública. Bendice a los empresarios y empresarias de nuestros país, administradores, gerentes, empleados y obreros, ministra en su corazón inteligencia y sabiduría para que ayuden y contribuyan al desarrollo de nuestro País de manera dramática. Danos señor tu Sabiduría para poder bajar esos nuevos diseños políticos, gerenciales, métodos y procedimientos diferentes que todavía no existen pero que los irá dando a cada uno según su don, especialidad y conocimiento.
¡Ten piedad Señor por nuestra iniquidad y por la multitud de nuestras rebeliones!, algunas generacionales que debemos romper, para lograr la libertad que solo Cristo nos puede dar. Gracias por tu hijo amado JESUS, quien está a la diestra de tu trono y es el Rey de Reyes y Señor de Señores.
Bendice Señor a todos los líderes Cristianos pastores, ministros y las diferentes denominaciones y red de intercesores que en esta hora también están haciendo cada uno lo mismo, orando y clamando ante tu Santo Nombre, por su familia, por su pueblo, comunidad y nación.
Igualmente tu palabra dice en Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”
Que ocurra el Avivamiento tan esperado en nuestra amada Patria VENEZUELA, ministra cada uno de los corazones de los que habitamos y vivimos en esta hermosa tierra.
Gracias Señor por nuestros Seres queridos que ya no están con nosotros pero que guardamos un especial recuerdo por cada uno de ellos. A los que levantastes en ese amor y respeto a Tu gran amor y misericordia. Por sus oraciones que llegaron al cielo y ahora las estamos viendo materializarse en nuestras familias y seres queridos.
Señor en esta hora por el poder de tu palabra:
PROCLAMO EL AÑO 2012 DE LA BUENA VOLUNTAD DE JEHOVÁ.
DECLARO SOBRE MI PAIS UNA PODEROSA UNCION DE TU SANTO ESPÍRITU Y BENDICIONES HASTA QUE SOBRE ABUNDEN. EN EL NOMBRE DE TU HIJO AMADO JESUS. AMÉN Y AMEN.

FELIZ AÑO 2012

jueves, 22 de diciembre de 2011

¡Os ha nacido un Salvador, que es CRISTO EL SEÑOR!

“Os ha nacido en la ciudad de David un Salvador que es Cristo el Señor”
Lucas 2:11
JESUCRISTO nació en las circunstancias más precarias, pero el aire se llenó con los aleluyas de las huestes celestiales. Su alojamiento era una pesebrera, pero una estrella condujo hasta allí ilustres visitantes de lejanas tierras que iban a rendirle adoración.
Su nacimiento fue contrario a las leyes de la vida. Su muerte fue contraria a las leyes de la muerte. Su milagro inexplicable son su vida y sus enseñanzas.
No tenía campos de trigo, ni pescaderías, pero puso mesa para 5.000 y hubo pan y pescado en abundancia. No caminó por alfombras hermosas, pero caminó sobre las aguas y ellas lo sostuvieron.
Su crucifixión fue el crimen de los crímenes, pero, desde el punto de vista de Dios, no se podía pagar un precio más bajo que su infinita agonía por nuestra redención. Cuando murió, pocos hombres lo lloraron, pero un gigantesco crespón de luto fue puesto al sol. Aunque los hombres no temblaron por sus pecados, la tierra tembló bajo su carga. La naturaleza entera le honró, aunque los pecadores le rechazaron.
El pecado nunca lo alcanzó, la corrupción no podía enseñorearse de su cuerpo. La tierra, enrojecida con su sangre, no podía reclamar su cuerpo hecho polvo.
Predicó tres años el evangelio, no escribió libros, no edificó templos, no había fondos que lo respaldaran. Después de 2011 años es el personaje central de la historia humana, el tema perpetuo de toda predicación, el pivote en torno al cual giran los eventos del siglo, el Único regenerador de la especie humana.
¿Era solamente hijo de José y de María aquel que cruzó los horizontes del mundo hace casi 2011 años? ¿Era sangre humana solamente la que derramó sobre el Calvario para redención de los pecadores, y que han obrado tantas maravillas en los hombres y en las naciones a través de los siglos?
Ningún hombre que piensa puede dejar de exclamar: “Señor mío y Dios mío”
Por Keith Brooks
Manantiales en el Desierto.

martes, 13 de diciembre de 2011

NAVIDAD: Y el Verbo se hizo hombre. Rev. Francisco Aular

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14 (NVI)

“¿Cómo hago para que no muera?” Era la pregunta que estaba en mi mente cuando en una hermosa mañana de otoño, descubrí sentando en mi auto en el espejo retrovisor, el magnifico trabajo que una araña había hecho durante toda la noche, había tejido una red alrededor de todo el espejo, de tal manera que impedía que yo pudiera ver. Allí estaba la araña orgullosa de su obra. Yo no quería matarla ni destruir su excelente obra de ingeniería. En esas divagaciones que nos vienen a la mente en situaciones como aquellas, me preguntaba: ¿qué tal si le hablara le advertiría que se vaya o muere? Nada. Sólo había una manera para salvarla: volverme una araña…, y una vez realizada esa metamorfosis, le advertirla del inminente peligro en que se encontraba.

En efecto, eso es lo que Dios hizo por el ser humano, adoptó nuestro cuerpo, y habitó entre nosotros, JESÚS mismo definió el propósito de su encarnación: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y salvar lo que se había perdido”. (Lucas 19:10). De esta manera, el acontecimiento por excelencia de la Navidad es la encarnación del Verbo, de la Palabra, la humanización temporal de la Segunda Persona de la Trinidad: JESÚS. A causa nuestra, por nuestro bien, asume forma humana y hecho a semejanza de hombre entre los hombres. Toda esta humillación –no cabe otra palabra- la sufrió JESÚS, la Palabra de Dios por nosotros. Juan mismo lo pone en un versículo que es todo el evangelio en miniatura: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16 RV60). Pues bien, ¿Quién es JESÚS?: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él.” (Colosenses 1:15-16 NVI).

Igualmente, tenemos en la Biblia dos textos que arrojan mucha luz, sobre la Encarnación de Dios en JESÚS Uno de ellos fue escrito por Juan el discípulo. Dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:1,14 RV60). El segundo texto salió de la pluma del apóstol Pablo: “Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley” (Gálatas 4:4 RV60)

No se puede decir en menos palabras en que consiste el misterio de la Encarnación. El Verbo, la Palabra de Dios, no abandona el seno del Padre, Su esencia divina lo impide, pero en el tiempo de Dios vive personalmente en el mundo. Dios se da a conocer a los seres humanos a través de la Palabra, del Verbo, Su Hijo. Y en la Palabra, en el Verbo, los seres humanos ven a Dios a lo largo de treinta y tres años. ¡JESÚS, es el Centro del Plan de Dios, en el cual todo le ha sido dado a Él como Heredero de Su casa! Y al humanarse, vivir, sufrir y morir, pagó el precio de nuestro Rescate, ahora Él es el Regalo de la Vida Eterna, que hace posible hacernos miembros de la familia de Dios: “Así que como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios; pero si vamos a participar de su gloria, también debemos participar de su sufrimiento.” (Romanos 8:17 NTV).

Pues bien, en el relato que hice al inicio de la araña, en aquella mañana, el animalito murió con su obra porque yo no pudo hacer nada por ella; pero nosotros no tenemos que morir en nuestros pecados, porque JESÚS, vino para llevarnos a Dios, vino para darnos vida a través de Su muerte: “Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu.” (1 Pedro 3:18 NTV).

De esta manera, en aquella noche en Belén, en un humilde establo, la Segunda Persona de la Trinidad, para decirlo literalmente en griego: “Puso su tienda de campaña entre nosotros”, y así: El Verbo, la Palabra…, en Navidad: ¡se hizo hombre!

Oración:

Padre eterno:

En estos días de Navidad, no quiero perderme la celebración llena de gratitud por tu Encarnación, por poner tu tienda de campaña al lado de la nuestra. Ayúdame a predicar el verdadero significado de estos días en tu propósito eterno. En el Nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

Navidad es tiempo de renovar nuestro amor por JESÚS, y celebrarlo para siempre.

Interacción:

¿Qué me dice Dios hoy por medio de su Palabra?

¿Existe una promesa a la cual pueda aferrarme?

¿Existe una lección por aprender?

¿Existe una bendición para disfrutar?

¿Existe un mandamiento por obedecer?

¿Existe un pecado por evitar?

¿Existe un nuevo pensamiento para llevarlo conmigo?

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...