Translate

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Evangelizar: el mejor regalo al mundo. Pastor Francisco Aular

Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. _Juan 3.17 (NVI)

Juan utiliza la palabra "mundo" ciento cinco veces; setenta y ocho en su Evangelio, veinticuatro en sus Epístolas y tres en el Apocalipsis. Si usted lee en el Evangelio de Juan, su conocidísimo: Juan 3:16, que dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". Y, luego lee su otra cita en su casi desconocido 1 Juan 2:16: "Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo". ¿Porque esto es así? En la primera significación, se refiere a los seres humanos a los cuales conforme a Su plan eterno, ha venido a salvar. En la segunda acepción se refiere al sistema antagónico a Dios, contrario a sus planes que distrae a ser humano, engañado por Satanás, vendiéndole lo temporal por lo eterno. Es un lazo que el Diablo ha tendido, inclusive a los cristianos nacidos de nuevo, para desviarnos del verdadero propósito de Dios para nuestras vidas, en esta tierra.

Como lo dijo JESÚS: "No ruego que lo quites del mundo, sino que los guardes del mal" (Juan 17:15) El cristiano nacido de nuevo, tiene una doble nacionalidad, por una parte está en este mundo temporal con sus distracciones y falsos logros, mientras vive confiado en su destino eterno, que en un sentido ya tiene y que le espera al mismo tiempo, tiene una misión histórica que cumplir en este mundo, no puede ser otra que la que tuvo JESÚS, mientras caminó en esta tierra, cuando nos dijo: "Yo he venido a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19.10) Nuestra única misión en esta vida temporal, es llevar al mundo perdido las buenas noticias que Dios nos da de la salvación en JESÚS, porque como lo dijo una vez resucitado a Su discípulos, nos los repite hoy: "Como me envió el Padre, así también yos os envío" (Juan 20.21b)

Ciertamente tenemos frente a nosotros un mundo en llamas, buscando la solución en donde jamás la encontrará. Las multitudes necesitan comida, conocimientos, vestidos, salud, pero especialmente, necesitan a JESÚS.

Aunque en este presente sistema los gobiernos prometen acabar con tres cosas: pobreza, analfabetismo y enfermedad, y aunque existen países con mucho dinero para hacer esto, la corrupción del ser humano en un sistema antagónico a Dios, no lo permitirá. No le pidamos a la tierra que nos dé lo que solamente el cielo puede dar. Aunque cada cristiano nacido de nuevo, tiene y debe hacer lo posible para aliviar el dolor del ser humano, no abriguemos la esperanza en lo temporal, sino en lo eterno.

Ninguna organización humana del mundo como sistema antagónico a Dios, hará lo que solamente la Iglesia del Señor debe hacer: Evangelizar. Llevar el mensaje de salvación como lo han hecho los hombres y mujeres a través de los siglos, y aun, si fuere necesario dar la vida por ello como hoy está sucediendo en muchos lugares del mundo. Este mensaje debe ser comunicado a todo los seres humanos hasta la última frontera, porque evangelizar es el mejor regalo que le podemos dar a este mundo.

Oración:

Amado Padre Celestial:

Habrá un día en que las cortinas de los cielos se abrirán para mí, al cambiar de dirección e irme a Tu presencia, será resultado de Tu gracia y de Tu Regalo de JESÚS, mi SEÑOR y SALVADOR. Ayúdame hasta el último aliento a proclamar Tu bendito mensaje a cada criatura tuya, no quiero irme de este mundo con las manos vacías, en el nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

Todo el cielo se regocija por un pecador que se arrepiente. No dejemos hoy al cielo, sin gozo.

http://es.youtube.com/watch?v=yHPGIgqKrB0