martes, 29 de julio de 2008

La Cultura del Individualismo


A pesar de haber sido escrito hace cinco(5) años, esto parece ser lo que hay en la mente de muchos de nuestros líderes.

martes, 22 de julio de 2008

La Supremacía de la Misericordia

Mas id, y aprended lo que significa: "MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIO"; porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores. _Mateo 9.13 (LBLA)

El diccionario define la misericordia con las siguientes palabras: "Inclinación a compadecerse y mostrarse comprensivo ante las miserias y sufrimientos ajenos". La religión sin misericordia es una maldición. Esto lo hemos visto a través de la historia de la humanidad, y todavía lo observamos hoy. Cada día los medios nos dicen, lo que los fanáticos religiosos están haciendo en alguna parte del mundo en el nombre de sus dioses. Estos fanáticos religiosos no tienen ni se muestran compasivos ante las miserias y sufrimientos ajenos. Su objetivo es destruir y matar a los que no creen como ellos. En cierta forma, se parecen a los fariseos del tiempo de JESÚS, conocían de memoria las Sagradas Escrituras, pero desconocían su verdadero significado. Aunque eran líderes religiosos, ellos mismos y las multitudes andaban "como ovejas sin pastor". El desagrado de los fariseos fue mayor cuando vieron a JESÚS que lleno de misericordia se acercó a los pecadores, dijeron: "¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? Pero fue precisamente la extrema necesidad espiritual de los pobres y miserables pecadores, lo que trajo a JESÚS desde la pureza de los cielos, a la impureza de la tierra. Para Dios, el pecado es la enfermedad del alma que deforma, corrompe, debilita, ciega, desgasta, pierde y mata, ¡pero gracias a Dios que envío a JESÚS para salvarnos y sanarnos del pecado! En efecto, JESÚS es el Médico Divino. En realidad, todos estamos enfermos, y lo necesitamos a Él.

Pues bien, para los cristianos nacidos de nuevo, JESÚS, es la Misericordia de Dios morando en nuestros corazones. Por eso, se nos ordena que seamos misericordiosos como Él es. Nosotros amamos lo que JESÚS amó y por eso, nosotros debemos amar a los pecadores y buscarlos para llevarles el mensaje, estén donde estén. Ciertamente, la persona misericordiosa siente compasión hacia los pobres y heridos. En solidaria con ellos, se identifica con sus sentimientos. Gracias al SEÑOR, la existencia de organizaciones cristianas que hoy en día unen sus esfuerzos para aliviar las necesidades espirituales y materiales de los habitantes de un mundo en crisis, nos revelan que los seguidores de JESÚS, no se quedan en los sentimientos nada más, sino que además extienden sus manos en Su nombre, por la supremacía de la Misericordia, morando en ellos.

Oración:

Dios de Misericordia y Padre Nuestro.

Te alabo porque Tu amor no conoce medidas y llega a un fervor que sobrepasa a todo límite. Tu Misericordia no experimenta cansancio ni siente hastío. Tu omnipotencia nos revela que deseas hacer mucho más de lo que ya has hecho a nuestro favor. Tu Misericordia siempre vela y, aún cuando no lo entendemos, nunca duerme, ni la fatiga Te abruma. Tu Misericordia luce nueva cada mañana y yo la estreno cada día en mi ser para derramarla a favor de otros. Ayúdame en este día a mostrar Tu misericordia en todo lo que piense, lo que diga y lo que haga. En el nombre de JESÚS, amén.

Perla de hoy:

Dios tiene una sola respuesta al problema del ser humano: JESÚS.

Francisco Aular

faular@hotmail.com

martes, 15 de julio de 2008

Confío en Dios, a pesar de todo.

Dichoso el que pone su confianza en el Señor y no recurre a los idólatras ni a los que adoran dioses falsos. Salmo 40.4 (NVI)

Un joven literato llegó a la casa de Esteban Mallarmé para consultarle su opinión de un poema que se proponía escribir sobre Dios. -¡Hermoso asunto!-opinó Mallarmé. -¿Verdad, maestro? Pero usted,-¡casi no me atrevo a preguntárselo!-¿Usted cómo lo ve, como lo concibe? Tomó Mayarmé una hoja de papel en blanco, y en medio de él, y con aquella letra segura y elegante que poseía, escribió: "Dios". Después dejó la pluma y permaneció en silencio. -¿Y qué maestro?- interrogó al cabo de un instante el joven poeta. ¿Y qué? Pues, nada más. No cabe agregar nada a esa palabra. Las consideraciones más variadas y profundas, las disertaciones más sutiles, y el poema más grandioso que pudiera concebirse, dirían menos que esas cuatro letras: cuando se escribe Dios se ha dicho todo y se ha escrito todo. Por esa razón, Aunque algunos digan que se puede triunfar en la vida sin Dios, yo confío en Dios.

Aunque algunos me digan que confiar en Dios y depender de Él es signo de debilidad, yo confío en Dios. Aunque mis amigos me desamparen y me dejen abandonado en mi camino a mi propia suerte, yo confío en Dios.

Aunque ruja la tempestad y los fuertes oleajes me amenacen y el peligro me rodee en medio de la oscura noche, yo confío en Dios.

Aunque mi cama esté llena de dolor y las lágrimas hayan mojado mi almohada, yo confío en Dios.

Aunque la miseria haya tocado la puerta de mi vida y no tenga el pan de hoy, yo confío en Dios.

Aunque mi esperanza se esfume y mis ilusiones no sean satisfechas, yo confío en Dios.

Aunque mis planes fracasen y se trunquen todos mis propósitos, yo confío en Dios.

Aunque vea el triunfo de los malos y el aparente fracaso de los buenos, yo confío en Dios.

Tomado de Perlas del Alma; Rvdo.Francisco Aular

faular@hotmail.com




martes, 8 de julio de 2008

¡Un avivamiento para Venezuela!

No tengo la menor duda a esta altura del juego y del partido, que hay una salida para el PAÍS, para la patria buena, para esa patria que todos anhelamos de Justicia social, solidaridad, honestidad y sobre todo que exista un profundo AMOR AL PROJIMO. Y saben quien es la persona en donde todos deberíamos fijar bien la mirada, el corazón, la mente, el cuerpo y el espíritu? en JESUS DE NAZARETH. El hijo de Dios. El ungido, el que resucitó al tercer día y pagó el pecado por toda la humanidad. Si Ud. observa un poco verá que el Gobierno Bolivariano y su Presidente Hugo Chávez lo han venido haciendo, el apoyo al canje Humanitario, La política Internacional de Unión de los Pueblos de Nuestra América, la política de seguridad Ciudadana, de Atención al Pueblo en la salud, educación. Por ejemplo Hugo Chávez ha dicho hasta la saciedad que el reconoce en Jesucristo como su comandante en Jefe, que debemos seguir el ejemplo de Jesús sobre el servicio, el desprendimiento a las cosas materiales. Y lo más reciente las Fuerzas Armadas Bolivarianas haciendo cultos en sus cuarteles, unidades y servicios. ¡Que Dios bendiga a sus Comandantes, Oficiales, S.O.P.C, Soldados y personal Civil! Pero hay un problema no solo en Venezuela, sino en toda Latinoamérica, EE.UU, Europa y Asia. La humanidad no quiere tener el temor a Dios, otros han decidido tomar el camino contrario, es decir servirle al dios de este mundo. Y ¿Cual es el dios de este mundo? El mismo Satanás, que se manifiesta en ese espíritu de maldad, porque prefieren seguir en pecado, seguir mintiendo, bebiendo alcohol, traficando con drogas, engañando, denostando, asesinando, cometiendo adulterios y toda clase de impurezas, que terminan en la destrucción del ser humano. Por ello no me cansaré de darle LA GLORIA A DIOS, de predicar el evangelio de las buenas nuevas de salvación. Venezuela necesita un avivamiento espiritual, necesita que haya una RECONCILIACION, entiéndase bien una RECONCILIACION, que baje el espíritu santo y more en nuestras vidas, para que comiencen a ocurrir los milagros, las sanaciones, para que se vaya la brujería, la santería y todas aquellas prácticas que son contrarias a DIOS. La palabra de Dios nos dice, que no es con espada, ni con ejército, sino con su santo espíritu, que va a ocurrir esa verdadera transformación en nuestro País. Claro estoy refiriéndome a una verdadera revolución, revolución en el espíritu para que comencemos a tener un cambio en nuestras vidas. Ahora para que esto sea posible todos, absolutamente todos venezolanos y extranjeros, Gobierno y Oposición, militares y civiles, autoridades debemos dar un primer paso. Reconocer que hemos sido pecadores, pedirle a Dios de todo corazón que perdone nuestras iniquidades. Ya yo lo hice y ¿Saben lo que pasó? Todo cambió en vida, lo primero que comencé a sentir fue paz en mi corazón, luego hubo un proceso de sanación y restauración. Mis amados y amadas, compatriotas y camaradas, Jesús Vino a este mundo a enseñarnos y nos dio ejemplo, nos señaló el camino. Lo único que tenemos es que seguirlo a él con la obediencia y sujeción que se encuentra en la palabra de Dios, La Biblia. Debemos ORAR y pedir que se acaben los enfrentamientos y la violencia que se ha venido incrementando en nuestra amada patria.
¡QUE DIOS EN SU INFINITA MISERICORDIA LES BENDIGA!

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...