miércoles, 23 de enero de 2008

¿ES POSIBLE CONSTRUIR NUEVOS MUNDOS?

No tengo la menor duda no solo de que es posible construir nuevos mundos, sino que es necesario y imprescindible ayudar a construirlos; donde podamos vivir en paz, en libertad, hermandad, solidaridad y sobre todo donde prevalezca la justicia social y el respeto a la diversidad. Está claro que no se puede pretender alinear a todo el mundo y a otros países bajo una misma ideología o pensamiento, pero podemos encontrar puntos que son comunes para avanzar a estadios superiores donde prevalezcan el respeto y derecho a: La vida, la libertad, la justicia y a la biodiversidad.
Para poder hacer esto realidad debemos mostrar ante los ojos del mundo con nuestras propias particularidades que en Venezuela existe un modelo de democracia Bolivariana que es verdaderamente, participativa y protagónica, distinta a las élites, que el modelo productivo puede y debe ser colectivo y diversificado, con la participación del pueblo en la toma de decisiones.
Si logramos dar este salto cualitativo, no cabe duda de que otros mundos serán posibles e imprescindibles, para acabar con la desigualdad, e injusta distribución de los recursos.
Para crear nuevas formas de relaciones de producción social, nuevas tecnologías que sean más humanistas y se aparten de la voracidad capitalista y nueva CIENCIA. Por ello la utopía posible nos ayuda para caminar en su dirección y avanzar en su dirección. Los avances en el plano internacional así lo demuestran: Petrocaribe, la propuesta del ALBA, la propuesta de Venezuela de la Carta Social de las Américas ante la O.E.A, la Unión Suramericana de Naciones, La Cración del Banco del Sur, TELESUR, son ejemplos, de cómo se puede ir construyendo esos nuevos mundos bajo un pensamiento más abierto, justo y solidario. Y lo más importante, llegó la hora de los pueblos, de retomar sus banderas de lucha por sus reivindicaciones. Están surgiendo nuevos liderazgos que vienen de ese mismo pueblo y que desean un bienestar colectívo y no están alineados con intereses foráneos transnacionales o capitalistas.
El hecho de que Venezuela haya iniciado a través del Gobierno Bolivariano un proceso de integración Latinoamericana-Caribeña y comience a exportar la Misión Robinsón y Misión Milagro a otros naciones hermanas, es una muestra de que si es posible, con la voluntad y claridad política de sus líderes, que representen los verdaderos intereses de sus pueblos.
Otro hecho importante lo constituye la puesta en marcha de la Misión Ciencia, para lograr nuestra verdadera ciencia a partir de la inventíva y los saberes populares en todos los órdenes. Lamentablemente a medida que se avance más en este proceso, más riesgo se corre, por los intereses imperialistas y trasnacionales, que poco o nada les importa el destino de los pueblos de América Latina. A esto le podemos agregar las enormes contradiciones ideóligicas y crisis de valores que se perciben dentro del País, lo cual se convierte en una verdadera amenaza al PROYECTO BOLIVARIANO.
De tal manera, que ya ha comenzado la ofensiva de los EE.UU al materializar la firma de los TLC (Tratados de libre comercio) con países como Colombia y Perú. lA GUERRA MEDIÁTICA no es ficción, tiene sus adeptos y seguidores.
Por ello debemos unir esfuerzos, profundizar las relaciones internacionales con los países de Europa, Asia y Medio Oriente en el marco la multipolaridad.
No se trata de fortalecer solo relaciones comerciales, se trata de aprender de las experiencias de otros países, su desarrollo tecnológico, sus adelantos en materia agroalimentaria, en educación, salud y militar.
Muchos de estos países han pasado por guerras y han logrado superarla con un alto nivel de conciencia y combatividad de sus pueblos.
El imperio no descansará porque su sistema cada vez más anacrónico, está requiriendo de nuestros recursos naturales,(Agua. Biodiversidad y petróleo) de tal manera que inventarán, buscaran crear algún tipo de conflicto para justificar la agresión y la posterior invasión o aplicación de la Carta Democrática.
Lo otro que se debe revisar, analizar y evaluar con mucho cuidadao son las diversas relaciones, concesiones, firmas de tratados y acuerdos con países, empresas transnacionales que no están en sintonía con la política que se expone en los planes nacionales y se convierte en una franca contradicción de principios.
De tal manera que se debe continuar la profundización de este proceso revolucionario Bolivariano, sin caer en los extremos ideológicos, para que se convierta en una referencia en todos los órdenes, para otros países y naciones.
Esto, aunado a una verdadera y clara conciencia de que todos somos hijos de DIOS nos debería mover no solo a colocar nuestro corazón, sino a obrar(actuar) en favor del país, sin mezquindades ni exclusiones. Pero repito la crisis de valores que se expresa en un irrespeto a la palabra de Dios, está haciendo mella y pudiésemos decir se está conviertiendo en una AMENAZA a este PROYECTO BOLIVARIANO.
Para hacer posible la construcción de nuevos mundos, es necesario un hombre y mujer renovado en el espíritu, que sea temeroso de Dios, que respete y sea tolerante; y sobre todo que sea capaz de UNIR VOLUNTADES en medio de las diferencias.

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...