domingo, 4 de marzo de 2007

REFUNDAR LA REPUBLICA

Le saludo con la mayor fé y esperanza de ver construida una patria libre y soberana, libre de imposiciones del exterior. Comenzaré estas reflexiones, pidiendo a Dios primeramente para que nos dé más y más sabiduría en momentos de mucha dinámica social y política, y ojalá contribuya como elemento, para el análisis y mucho debate de quienes en nombre de la revolución Bolivariana, pacífica y democrática, andan dirigiendo y aspirando a ser electos como Concejales y Miembros de Juntas Parroquiales y mas allá, de estas posiciones mi mensaje va dirigido a ese noble y valeroso pueblo venezolano, que en momentos difíciles no ha vacilado en dar su paso al frente, en la defensa de los supremos intereses de la patria.
Me da mucha lastima cuando todavía existen personas queriendo manipular, utilizar a los dirigentes para obtener posiciones de poder, sin tener una clara visión, de cual es el verdadero rumbo a seguir. Trataré de ser explicito en este sentido.
La Constitución Bolivariana en su preámbulo dice lo siguiente: “con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un estado de justicia, federal, y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos.....”
Si revisamos documentos fundamentales que dieron paso al nacimiento de la Quinta República, como nueva forma de sociedad, encontramos lo siguiente: “El viejo modelo, sin embargo, se resiste a morir. A través de sus pensadores, escritores y argumentadores de todo género, trata desde hace varios años de esconder su realidad, elaborando y presentando planes o proyectos de estabilización y de ajustes, según los cuales bastarían unas cuantas medidas monetaristas y fiscalistas, además de las incómodas políticas sociales; para “superar” la crisis (Referido a la IV República)
Prosigue más adelante, refiriéndose a la Agenda Venezuela “Muera la inteligencia pareciera ser el lema central de la agenda venezuela. Los bolivarianos, los revolucionarios, los patriotas, los nacionalistas, nos negamos a aceptar y mucho más, a seguir, tales postulados”....“Por esta razón hablamos del proceso necesario de reconstitución o refundación del Poder Nacional en todas sus facetas.....el poder constituido no tiene a estas alturas la más mínima capacidad para hacerlo, por lo que habremos necesariamente de recurrir al Poder Constituyente, para ir hacia la instauración de la Quinta República” “Se comprenderá que nuestra agenda es alternativa porque presenta no solo una opción opuesta la del actual gobierno trasnacionalizado, sino que va mucho más allá, pues pretende constituirse en el puente por donde transitaremos hacia el territorio de la utopía concreta, el sueño posible.
Es decir la AAB ofrece una salida y echa las bases del Proyecto de Transición Bolivariano, Aquella en el corto plazo y este en el mediano plazo, serán los motores para el despegue hacia el Proyecto Nacional “Simón Bolívar”, cuyos objetivos se ubican en el largo plazo” Hasta aquí los textos extraídos de la AAB, ahora hago las siguientes preguntas ¿Hemos refundado en verdad la V República? ¿Se están colocando a los más capaces a dirigir los destinos del país? (Léase: inteligencia y compromiso revolucionario) ¿Existe en los actuales actores políticos, voluntad para iniciar un proceso constituyente en todas las estructuras del poder constituido?
¿Hay verdadera voluntad para dar ese salto adelante y darle la necesaria participación al pueblo en todas las instancias del poder, local, regional y nacional a través de los Consejos Locales de Planificación, Consejo Estadal de Coordinación de Políticas Públicas y Consejo Federal de Gobierno?
Es por ello, que no podemos, los que estamos comprometidos con las grandes transformaciones del país, decir como dice un amigo “Todo está perfecto”.
Cuando andamos por el país arriesgando el pellejo en carreteras en muy mal estado, donde se paga hasta 5 peajes en un mismo estado y conversamos con los dirigentes políticos y sociales, participantes de las misiones, encontramos la misma situación: Los Coordinadores no coordinan, los facilitadores no asisten a dar clases y cobran, y los alumnos se inscriben en las misiones para obtener una beca-salario, sin importarle cual ideología o cual rumbo lleva el país.
Es común encontrar a funcionarios públicos tratando de descalificar a los que andamos enseñando al pueblo de cómo ejercer la Contraloría Social, nos ven como una amenaza. Y sobre los aspirantes a Concejales, por ningún lado asoman propuestas revolucionarias, sobre la necesaria reestructuración de esas alcaldías que todavía se fundamentan en el tráfico de influencias, cónclaves partidistas, y viejos modelos que la AAB plantea deben ser abolidos.
Este nuevo modelo político se caracteriza por la participación de todos los sectores, entonces mal puede, quien diga ser revolucionario, que tres (03) partidos van a tener el control absoluto de las posiciones del poder constituido, eso es repetir viejos modelos de por sí agotados y derrotados, al menos en los postulados de la Constitución Bolivariana.
Entiéndase, esta constitución es anti-partido, no podemos seguir repitiendo viejos vicios. Pido y ruego al Dios todo poderoso, que ese gigante que se llama pueblo, cuando despierte, no lo haga con violencia, no se produzca un deslave, como lo hizo en el pasado, porque sería de consecuencias impredecibles.

LA CULTURA DEL INDIVIDUALISMO

La cultura del individualismo tiene múltiples formas de expresión, pudiéramos comenzar desde grandes sistemas perversos establecidos por mentes afectadas por las tinieblas en donde encontramos el sistema neoliberal hasta llegar al ser individualista que cree, producto de esa mala influencia, que el todo lo puede, y por lo tanto si posee dinero, bienes y fortunas se cree más importante que los demás y a todo le pone precio.

Ahora lo contrario al Individualismo es el colectivo.
Pensar en colectivo es muy diferente a pensar de manera individualista, las decisiones se toman por mayoría e incluso por consenso.

El sistema colectivo y de distribución de la riqueza es totalmente diferente al neoliberal, ya que pone en primer lugar al individuo, es humanista, mientras que el otro sistema su patrón de medición en la rentabilidad sin importarle para nada a las personas.

Es muy diferente plantear una estrategia política, económica y social bajo el sistema individualista, es decir olvidando al colectivo, que planteársela de manera colectiva.

Los resultados pueden ser los siguientes:
Estrategia Individualista: Si el planteamiento es político se supone que busca poder para ayudar a un grupo reducido de personas, aquí hay sectarismo.
Estrategia Colectiva: El mismo planteamiento anterior obliga a buscar una mayor participación de los diferentes actores y factores sociales para lograr esa mayor suma de estabilidad política y mayor suma de felicidad posible.

¿Esta viendo la diferencia? Esa es una de las conductas que algunos empresarios y políticos asumieron por mucho tiempo y una de las consecuencias de su actitud, porque se acostumbraron a recibir grandes sumas de dinero sin mayor esfuerzo, grandes contratos en pocas manos.
Diferente es cuando usted piensa en obtener dinero o beneficios apoyado en la gente, conformando equipos de trabajo basados en la solidaridad, el apoyo mutuo y la distribución justa de la riqueza, aquí estamos en presencia de una conducta pensamiento colectivo.

Cada uno coopera para salir adelante. Es necesario ante la situación actual, ante la crisis, buscar las oportunidades y desarrollar a líderes con un pensamiento y acción colectiva, que no excluyan a nadie, que sientan amor por el prójimo, que conviertan las amenazas y debilidades en fortalezas y oportunidades, para desarrollarnos como un país productivo. No al individualismo.

Reflexiones en torno a la soberanía y libertad. Conexiones subyacentes. Caso Venezuela. Eliú J. Cardozo Sáez

1.- La soberanía reside en el pueblo (Art. 5 C.R.B.V) Desde que Venezuela, al igual que otros países, adquirieron su independencia y lib...